El Asesino en Serie más Mortífero de la Historia

thugBehram

Muchos pensaban que los asesinos en serie más letales eran de los Estados Unidos, Rusia, Africa o Latinoamérica, pero la historia nos revela que un tal Thug Behram (hombre de seductores bigotitos vestido a la usanza de Kalimán), es el mayor asesino en serie (no militar) de todos los tiempos, con más de 900 víctimas y pico en su haber, entre los años 1790 y 1830. Este macabro sujeto, fue el último líder de la temida secta de los “Thugs”, considerada la primera mafia del mundo, que operó en la India desde la Edad Media hasta comienzos del XIX. El, junto a otros 25 “Thugeros”, desarrollaba una ingeniosa estrategia para hacer falsas amistades con los peregrinos hasta ganarse su confianza. Cuando los viajantes permitían a los ladrones unírseles en su travesía, el grupo los mataba tras desvalijarlos. Su método para darles muerte era la estrangulación con un pañuelo ceremonial llamado rumal. Luego escondían los cadáveres enterrándolos o algunas veces arrojándolos dentro de algún pozo. Bajo la dominación británica, la fama de este grupo mafioso-religioso fue tal, que sirvió para dar origen al término inglés “thug” para definir a un ladrón, asesino o estafador. En las filas de este temido grupo se encontraban hindués y musulmanes que transmitían su modus operandi de generación en generación y la jefatura del mismo, a través de legado. De hecho el asesinato premeditado para beneficiarse, fue un deber religioso para ellos y se le consideraba una sagrada y honorable profesión, en la cual la moral no entraba en juego.

A estos siniestros depredadores se les achacan millones de muertes, durante 150 años, ya que fueron erradicados en 1830, y Behram se despachó casi a mil, terminando en la horca.