En la Edad Media ya existían rituales contra zombis

6

Portsmouth / Southampton. Un equipo de científicos británicos cree haber encontrado pruebas de que en la Edad Media se llevaban a cabo rituales contra los zombis o no-muertos, como la mutilación de cadáveres en el norte de Inglaterra, informan en la publicación Journal of Archaeological Science.

“Si estamos en lo cierto, se trataría de la primera prueba arqueológica válida de esa forma de proceder”, explicó el director del estudio, Simon Mays, del organismo público para la conservación de lugares históricos Historic England.

La creencia de que algunas personas no encuentran la paz tras su muerte está extendida en distintas culturas.

En las sagas nórdicas se habla de los draugen (los que caminan de nuevo), en el este de Europa de los vampiros y en el Caribe de los zombis. En algunos escritos medievales de distintas partes de Europa se habla de muertos que salen de sus tumbas para atacar a los vivos.

Algunos autores de esa época mencionan supuestos métodos para evitar que los cadáveres reaparezcan como muertos-vivientes, como las decapitaciones o mutilaciones de los cuerpos o la quema de partes de ellos.

El equipo de May reunió una serie de indicios que apuntan a que en la población medieval abandonada de Wharram Percy, en el norte de Inglaterra, se llevaron a cabo esas prácticas. En ese lugar, que fue abandonado poco después de 1500, los arqueólogos investigan desde 1950.

Las conclusiones se basan en el análisis de 137 huesos de tres fosas cercanas al cementerio local, que podrían pertenecer al menos a diez personas diferentes, entre ellas tres mujeres y dos niños. Diecisiete de los huesos muestran cortes y otros 17 están carbonizados en algunos lugares.

Según la datación realizada con el método del radiocarbono, los restos proceden posiblemente de distintos siglos, lo que excluiría que fuesen mutilados en un evento concreto, como un ataque bélico.

El análisis del esmalte dental y la comparación con los de restos enterrados en el cementerio también indica que procedían de personas que crecieron en la zona, no de extranjeros.

Los investigadores también descartan en principio que se trate de casos de canibalismo debido a hambrunas, ya que de ser así los cortes no estarían tanto en los huesos como en las grandes articulaciones, algo que no ocurre. Los cortes hallados indican más bien que se trató de decapitaciones o mutilaciones llevadas a cabo tras la muerte.

Dpa