“Sueño en otro idioma”, la entrañable historia que deslumbró

San Andres Tuxtla, Veracruz. Foto fija durante rodaje de película "Sueño en Otro Idioma". Director: Ernesto Contreras, Cinefotógrafo: Tonatiuh Martínez, Agencia Sha. Foto: Victor Mendiola / mironlibre

Hace diez años el cineasta Ernesto Contreras estrenó en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara su ópera prima Párpados azules, un drama romántico que le valió reconocimiento internacional en festivales como Sundance. Desde entonces ha explorado otras facetas como el documental con Seguir siendo: Café Tacvba (2010) y el aclamado drama sexual de Las oscuras primaveras (2014). Sin embargo, su trabajo más ambicioso lo presentó ayer en el FICG y lleva por nombre Sueño en otro idioma, el cual se llevó una enorme ovación.

“Me interesaba probar y explorar otros terrenos, por un lado, la cuestión urbana la agotamos con Las oscuras primaveras y también quería regresar a Veracruz. Me interesaba el tema de esas búsquedas del milagro, a través de la condición humana y mística. Cuando mi hermano me contó la historia, me pareció fantástica, porque habla de las lenguas pero también del pasado, la aceptación y la diversidad. Fue un viaje largo y gozoso”, explicó el cineasta en la presentación del filme.

Sueño en otro idioma es una película entrañable, que desafía la concepción de la espiritualidad y condena el condicionamiento y adoctrinamiento religioso con la historia de dos hombres mayores, Evaristo e Isauro, peleados desde la juventud posiblemente por causas sentimentales y que el destino les da la oportunidad de reconciliarse gracias a la ayuda de Martin, un joven lingüista que va a buscarlos porque son los únicos que hablan el idioma zacril y él busca rescatarlo.

“Una decisión difícil fue crear una lengua para la película, al asesorarnos con lingüistas nos dimos cuenta que había un gran celo porque el idioma es su tesoro. No queríamos que nadie se sintiera usado, por eso nos ayudamos de un especialista de la lengua, quien se aventuró a crear un vocabulario diferente, con abecedario y manual de entendimiento para darle veracidad; lo hizo con mucha pasión para que sonara real y con reglas muy específicas”, explicó el cineasta.

La película resultó para la audiencia una experiencia conmovedora, trágica y por momentos divertida, por lo que respondió al estreno con un minuto de aplausos. En su momento los actores del filme también compartieron su experiencia: “Trabajaba 15 horas diarias para entender el idioma y sobre todo el haber estado en un clima que era favorable al misticismo de la película. Lo que pasamos en la selva, desde el talento, técnicos y asistentes, fue una experiencia encantadora”, dijo José Manuel Poncelis, quien da vida a Isauro.

“La película se volvió una lección de amistad. Habla de la aceptación que tiene que ver con la religión y el sistema, pero sobre todo tiene que ver con la amistad. Eso es lo que termina rescatando a los personajes, creo que la amistad está en un grado más alto que el amor”, concluyó Eligio Meléndez, quien da vida al testarudo Evaristo.

Ulises Castañeda / Crónica

5