La música, arte de transformar las cosas, expresa Bob Dylan

8

Reinterpretarla es parte de la creatividad, siempre hay un precedente, casi todo es una copia de algo más, comenta

Elogió a Amy Winehouse como la última gran personalidad que había por ahí

Lanzará disco con canciones para el hombre de la calle

Bob Dylan se abrió sobre su música y habló de su relación con iconos como Frank Sinatra y Elvis Presley. También halagó a Amy Winehouse como la última gran artista con un estilo propio.

Por supuesto, también habló sobre su nuevo álbum, Triplicate, que explora lo mejor del cancionero estadunidense de las décadas de 1930, 1940 y 1950.

Se trata de una colección de tres discos que saldrá al mercado el 31 de marzo, en la que canta temas popularizados por Frank Sinatra. Se lanza tras Shadows in the Night, de 2015, en el que cantó clásicos de Sinatra, y de Fallen Angels, también con temas de otros artistas, publicado el año pasado.

El Nobel de Literatura afirmó que eso no significa que añore el pasado, y que tampoco le preocupa si a sus seguidores les gusta el disco, tercero en tres años que incluye versiones de clásicos como Stormy Weather, As Time Goes By y Stardust.

A la pregunta sobre lo que pensarían sus seguidores del álbum de nuevas versiones, respondió: “Esas canciones son para el hombre de la calle, para la persona común. Tal vez es un aficionado de Bob Dylan, tal vez no, no lo sé.

Esas canciones son algunas de las más desgarradoras grabadas y quería hacerles justicia. Ahora que las he vivido, las entiendo mejor, afirmó Dylan, de 75 años, al escritor de música Bill Flanagan en una inusual entrevista.

No es añorar el pasado, afirma

No es añorar épocas pasadas o recuerdos de lo que ya no está, añadió en la charla, publicada en el sitio bobdylan.com el miércoles.

En una sesión de preguntas y respuestas con Flanagan, Dylan recordó que Frank Sinatra le dijo una vez: “‘Tú y yo, compañero, tenemos ojos azules, somos de allá arriba… Estos otros vagabundos son de allá abajo’.

Recuerdo que pensé que quizás él tenía razón, agregó Dylan, quien el año pasado fue laureado con el Nobel de la literatura, pero no acudió a Suecia a recibirlo.

Una persona cercana al equipo de Dylan, que pidió el anonimato por no estar autorizada a discutir públicamente el asunto, comentó que el cantautor quería una entrevista para su cibersitio y Flanagan, un escritor y antiguo ejecutivo de MTV, aceptó hacerla.

No hubo dinero de por medio ni otro tipo de compensación, señaló.

De las muchas superestrellas que murieron el año pasado, entre las que están Muhammad Ali, Leonard Cohen, Leon Russell y Merle Haggard, Dylan comentó que fueron un fuerte golpe para él.

Éramos como hermanos, vivíamos en la misma calle y todos dejaron un vacío donde solían estar. Esto está desolado sin ellos, expresó.

A la pregunta de por qué Presley no se presentó a una grabación con Dylan y George Harrison, respondió: Él sí se lo hizo, nosotros fuimos los que no asistimos.

Dylan también aseguró que era un admirador de Amy Winehouse, quien murió en 2011 a los 27 años. Dijo que fue la última gran personalidad que había por ahí.

También se dijo fan de álbumes más o menos recientes de Iggy Pop (Apres, de 2012), Imelda May, Valerie June y The Stereophonics y que disfrutó Here We Go Again: Celebrating the Genius of Ray Charles, homenaje a Ray de 2011 de Willie Nelson y Wynton Marsalis con varias canciones de Norah Jones.

Asimismo, elogió a dos cantantes vivas con influencias de blues y folk: Valerie June e Imelda May. Sorpresivamente, dijo que además aprecia el trabajo de la banda galesa de rock de Stereophonics.

Joan Baez, voz de sirena griega

El cantautor se refirió en términos absolutamente halagadores a la leyenda del folk Joan Baez, quien fue por un tiempo su pareja. Se separaron en los años 60, y décadas más tarde se disculpó por cómo la había tratado.

Su voz era como la de una sirena de alguna isla griega. Sólo el sonido de su voz podía fascinarte, era una seductora, sostuvo.

“Tendrías que atarte al mástil como en La Odisea y taparte los oídos para no escucharla. Te hacía olvidar quién eras”, hizo referencia a la epopeya de Homero.

Para Dylan, reinterpretar la música es parte de la creatividad: Siempre hay un precedente, casi todo es una copia de algo más, afirmó.

Agregó que los compositores se inspiran muchas veces en un artículo de prensa, un letrero o una novela. Una vez que tienes la idea, todo lo que ves, lees, saboreas o hueles se convierte en una alusión a eso. Es el arte de transformar las cosas. Realmente no sirves al arte, éste te sirve a ti y es sólo una expresión de la vida, no es la vida real, precisó.

En otra parte de la entrevista ironizó sobre su reputación de ser poco amable con otros músicos con los que comparte escenario. ¿Pero por qué quieren salir conmigo? Salgo con mi banda cuando estoy de gira.

Sobre lo que ve en televisión en su autobús cuando está de gira, Dylan afirmó, probablemente de forma sarcástica: “El show de Lucy, todo el tiempo, sin parar”.

La Nube