Interpretar temas de ELP con guitarras, reto de Carl Palmer

9

 

iderados pioneros del rock progresivo, el baterista Carl Palmer y el tecladista Keith Emerson, ex integrantes del trío británico Emerson, Lake & Palmer (ELP), habían hablado de tocar juntos, pero el encuentro nunca ocurrió, porque Emerson murió en marzo del año pasado.

Meses después, el bajista, guitarrista y cantante Greg Lake, tercer integrante de esa banda, también falleció. Soy el último que queda del grupo, expresó Palmer, y tocar la música que creamos, grabamos y escribimos juntos es su legado.

Así, a horas de que se cumpla el primer aniversario luctuoso de Emerson, el también percusionista Lake llegará a México con su proyecto Carl’s Palmer ELP Legacy Tour para ofrecer un concierto en el que rendirá homenaje a sus antiguos compañeros de banda, el día de hoy 9 de marzo.

Homenaje a sus colegas

Estoy tratando de mantener viva la música de ELP. Con mi gira actual, la música del trío vive, sigue aquí. Intento destacar tanto como puedo, como una contribución hacia estas dos personas con las que trabajé por muchos años; un tributo, recordando a Keith y a Greg, expresó el músico con cinco décadas de trayectoria.

Para ser honesto, lo único importante para nosotros era la música que hacíamos juntos. Era muy importante, y por eso la sigo tocando en todo el mundo, aunque en un formato diferente, con gente e instrumentos diferentes, dijo en entrevista telefónica desde Londres con La Jornada.

Palmer se unió a Emerson y Lake en 1970, cuando el primero recibió una llamada (de Keith) que le cambió la vida para siempre, dice su sitio web, y tras una sesión de ensayo, descrita por “los tres músicos de ‘mágica”, conformaron Emerson Lake & Palmer, que se convirtió en uno de los nombres más significativos de la época, por su amalgama de rock, jazz y música clásica. El rock progresivo es una invención inglesa, y fuimos de los primeros grupos en interpretarlo, expresó.

La música que creamos era, por excelencia, inglesa; tocamos adaptaciones clásicas y también piezas originales. No interpretábamos blues ni jazz, sino rocanrol y adaptaciones clásicas, con teclados. Ese es nuestro legado, comentó el artista, quien recordó que a cuatro días de su debut oficial en Plymouth, el trío se presentó en el Festival de la Isla Wight, y nadie sabía quién era ELP. (Pero) después de que tocamos ahí, pasamos de ser totalmente desconocidos a ser internacionalmente famosos.

La banda trabajó durante ocho años de manera ininterrumpida, publicando siete álbumes, y se disolvió por primera vez en 1978. Entonces, Carl Palmer continuó con un grupo denominado PM y con Asia, banda formada por integrantes de King Crimson, Yes y Buggles.

En 1992, un reformado ELP se reunió y se mantuvo activo hasta 1998, periodo en el que grabó los discos Black Moon e In The Hot Seat. Tras la ruptura, Palmer hizo giras con la Carl Palmer band, editó álbumes nuevos y continúa trabajando con Asia.

Casi dos décadas después de la segunda disolución de ELP, Palmer y Emerson hablaron sobre tocar juntos, pero el primero presuntamente se suicidó en marzo del año pasado. Intentamos crearlo; fue una oportunidad que los dos queríamos buscar, y Keith iba a tocar conmigo, pero no estábamos seguros cuándo. Quería que me dijera cuándo estaba disponible, pues él iba a Japón en mayo, explicó el baterista.

Palmer grabó en junio pasado un concierto que ofreció en Miami en homenaje al tecladista, en el que participaron Mark Stein (Vanilla Fudge), Steve Hackett (Genesis) y David Frangioni, el cual fue lanzado en DVD. Seis meses después, Greg Lake, quien padecía cáncer, falleció.

Aunque estoy tocando esa música, no estoy tratando de ser como ELP, dijo Palmer, quien destacó: el reto ahora es que estamos usando guitarras y no teclados. La banda es diferente. Lo que hacemos es muy fresco y muestra lo versátil que es la música del trío. Cuando usé guitarras, todo el mundo estaba diciendo lo fantástico que era, porque es totalmente diferente, pero muy similar, lo que podrá apreciarse durante el espectáculo que ofrecerá en el Lunario del Auditorio Nacional, como parte de su Carl’s Palmer ELP Legacy Tour.

Copland y Bartók

“Será un gran espectáculo, con Paul Bielatowicz, guitarra principal; Simon Fitzpatrick con el bajo de seis cuerdas, y un Chapman Stick, instrumento de 10 cuerdas que produce sonidos sintetizados. Además tendremos otros de teclado y de guitarra al mismo tiempo. Tocamos temas como Hoedown, del álbum Trilogy, la cual fue escrita por el gran compositor Aaron Copland; Welcome Back My Friends To The Show That Never Ends, pieza interesante y original de ELP de finales de los 70.

“The Barbarian –escrita por el compositor húngaro Béla Bartók– que fue la primera pieza clásica que ELP intentó adaptar y convertirla en una de rock; otras como Knife Edge, Lucky Man, y una más de Músorgski, Pictures At An Exhibition, que dura 20 minutos, del primer álbum que grabamos en vivo; es una pieza clásica muy famosa”, entre otras.

Explicó que el espectáculo durará dos horas y proyectará material fílmico en la parte posterior del escenario, así que será una especie de enfoque cinematográfico.

Tras la muerte de Emerson y Lake, Palmer hizo una pintura a cada uno. Welcome Back My Friends to the Show that Never Ends dedicada a Keith, y Lucky Man para Greg, las cuales se pueden ver en www.carlpalmerart.com. Esta última probablemente también aparezca en pantalla durante el show, expresó.

Tania Sánchez Hernández / La Jornada