Depeche Mode: mala uva, buen vino

6

Spirit, el decimocuarto disco de Gahan, Gore y Fletcher, satisface a los oídos más exigentes.

En pleno fragor de la batalla entre los cuatro grandes -U2,Rolling Stones, Coldplay, Depeche Mode-, enfrentados como bestias en la selva del Serengueti que quieren demostrar quién es el más grande, Depeche Mode han dado un atrevido paso al frente con su nuevo álbum, el decimocuarto de su carrera y el segundo editado por Sony, lejos de la independencia de Mute. La obra se llama Spirit, sale el viernes y, desde hace justo una semana, es mi disco de cabecera.

¿Por qué ? Porque han sido más valientes que nunca en la sonoridad y en la identificación estilística del grupo. Un paso hacia el vacío tecnológico o revolucionario. Su mejor álbum desde los tiempos de Violator. Sinceramente, creo que el productor James Ford, el músico que ha hecho grandes a Arctic Monkeys, el líder de su sinuoso grupo, Simian Mobile Disco, es el impulsor de nuevas programaciones diferentes, nuevas aventuras electrónicas, voluntariamente arriesgadas.

Temas como como Scum y You move son atrevidas incursiones en el mundo de la música electrónica, que es la generadora del 80% de la música que se consume en la actualidad.

Temas divinos

Hay temas de sustancia divina como So much love, que es mi favorito, quizá la pieza maestra del mejor medico y compositor del grupo, su excelencia Martin L. Gore. Pero es que Dave Gahan ha ganado soberbios enteros como compositor en el tema Cover me, un tema sobresaliente con un soberbio final.

Por lo que me llega a través de mi pequeña amistad con James Ford, los miembros de Depeche Mode han querido ser más precisos que nunca. Sobre todo, en los tiempos , en los beats de los temas, en el desarrollo de de la programación, en la búsqueda de sonidos acordes con los temas. Sobre todo, en cuatro canciones claves de Martin Gore.

También se me ha dicho que Kurt Uenala, que estudió música en Harvard, es un programador simplemente maravilloso. Ha sida decisiva su participación. Por ejemplo, en la base de You move y en la sorprendente y magnífica So much love, que ahora mismo escucho cuando escribo, con ese acento en el arpegio genial de la guitarra de Martin y con Dave Gahan, cantando con la voz más joven que nunca. Tiene una fuerza espectacular este tema.

Supremacismo

Depeche Mode han tenido que responder a las afirmaciones que los sitúan como la “banda oficial de la derecha alternativa”. Increíble para quien recuerde los tiempos de Personal Jesus, hace 17 años.

Richard Spencer, el supremacista blanco, acuñó la especie en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), cuando un miembro de la audiencia le preguntó si le gustaba la música rock. Encantado con la pregunta, Spencer soltó eso de que “Depeche Mode es la banda oficial de la derecha alternativa”.

El año pasado, Spencer escribió también en Twitter que Depeche Mode “ya escribió todos los himnos que el #AltRight necesita” y afirmó que su canción People are people‘ trata sobre las “diferencias raciales”.

Dave Gahan, el cantante del trío le respondió: “Eso es bastante ridículo. Depeche Mode no tiene vínculos con Richard Spencer ni con la derecha alternativa y no apoya el movimiento alt-right“.

En realidad, el vídeo musical de Depeche Mode del reciente tema Where’s the revolution tocaba el asunto del resurgimiento del fascismo en occidente. Un tema político como lo fueron Get the balance rightPeople are people o New dress, como algunos de sus precedentes.

Dave Gahan explicaba recientemente cómo la campaña de Donald Trump influyó en su nuevo álbum: “Estamos viviendo en un tiempo de cambio real. A medida que envejezco, las cosas que suceden en el mundo me afectan más. Pienso en mis hijos y en lo que se van a encontrar cuando crezcan. Mi hija, Rosie, se sintió profundamente afectada por las elecciones… Ella sollozó, y yo ,e sentía como ‘guau’.”

Spirit no es un disco fácil, ni muy comercial. No han buscado el lado amable para contentar a los fans. Quizá porque son inteligentes y saben que su parroquia es fiel, aunque menguara algo tras la salida de Alan Wilder, intolerable para algunos. Bueno, hay que acostumbrarse: Andy estaba para hacer bulto . Hace años que no sé exactamente lo que hace, pero esa es otra historia.

Depeche Mode ha hecho un disco lejos del confort que representa su propio mundo. Hasta me parece que Where’s the revolution es lo más parecido al sonido más antañoso del grupo.Y eso significa que han sido valientes. Y han tratado de buscar el respeto a los que amamos la música programada desde finales del siglo XX.

Julián Ruiz / El Mundo

5